Ayabaca y Huarmaca rutas para el transporte de drogas

Información de agentes infiltrados, que han contribuido con la Policía especializada en la lucha contra el tráfico ilícito de drogas, confirman que son hasta cuatro las rutas que emplean los narcotraficantes para conseguir la extracción del ilícito producto hacia otras regiones y países.
Una vez transportada desde Río Santiago o Guayabal, por carretera hasta Santa María de Nieva (en la misma provincia de Condorcanqui), la mercancía llega hasta Bagua a través de los famosos mochileros, también en bicicletas y motos, para allí ser acopiada y empezar su extracción.
Camuflada ya en las modernas camionetas, la primera opción para los narcotraficantes es tomar la ruta hacia Jaén – San Ignacio y por trochas carrozables llegar hasta la zona fronteriza con el Ecuador, colindante con la provincia de Loja y su anillo vial que termina conduciendo hacia Guayaquil.
En esta ciudad portuaria ecuatoriana, conforme a la información revelada, se preñan las embarcaciones para el envío por mar de la mercancía. El uso del aeropuerto es una segunda opción.
La segunda ruta alternativa para el traslado de la cocaína es, desde Bagua, por la carretera Fernando Belaunde Terry, hacia Olmos y el desvío a Piura (km 50 a Morropón), directo hasta Sullana para salir por Marcavelica hasta Ayabaca y enrumbar a la frontera ecuatoriana.
Una tercera ruta alterna es por Huarmaca, que conduce hasta el distrito de Canchaque, pasando por Huancabamba hasta la frontera con Ecuador. También optan por los tramos que conduce a las localidades fronterizas de Sondor y Sondorillo, que a pie permite entre 8 a 10 días poner el producto en el país vecino.
Antigua ruta
La cuarta opción para los narcos es trasladar su ilegal mercancía hasta Chiclayo, desde Bagua, pasando los débiles controles policiales. Los narcotraficantes harían uso de la antigua ruta empleada por el entonces capo de la droga Segundo Milián Gonzales, un suboficial de la Fuerza Aérea que, a finales de las década del 2000, intentó ser alcalde de la ciudad de Chiclayo, de la mano de la agrupación política Coordinadora Nacional de Independientes (Frente de Centro) que lideró el abogado José Luis Salazar Mejía.
Respecto a esta última ruta, de acuerdo a información a la que se accedió, ante el ‘descuido’ de la Policía Nacional, el narcotráfico utilizaría la vieja ruta de extraer por mar la droga, desde la conocida caleta de Santa Rosa, donde precisamente -en 1979- fue detenido Milián Gonzales.
Para ello, la droga que proviene desde Condorcanqui (región Amazonas), atraviesa una ruta que va en paralelo al viaducto que comprende los distritos de José Leonardo Ortiz y Chiclayo y desemboca en el distrito pesquero, a la altura del antiguo terminal, para embarcarla en el moderno Desembarcadero y tome el recorrido hasta Sechura (Piura), para llegar a su destino Ecuador.
Ya en el país vecino, la mercancía ilegal ingresa por Macará y no por Huaquillas, zona que está vigilada por el Ejército, Policía y Marina.
(La Verdad / Texto: CACV / Foto: Referencial)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.